Navidad a la Colombiana. Enviado al Boletín por su autora, María Camila Morales.


Sabiduría culinaria, costumbres de los abuelos y regreso al hogar inspiran estos recuerdos. “Benignísimo Dios de infinita caridad….el Verbo Eterno se halla a punto de tomar su naturaleza creada en la Casa de Nazaret.” son las palabras de la Novena que sigo recordando sin entender.
Trabalenguas que recitaban los adultos en diciembre justo antes de la llegada del Niño Dios. Nunca los comprendí pero tampoco me preocupaba porque lo importante de esas noches en la fría Bogotá era estar con toda la parentela y celebrar una Popayán que había conocido a través de mis abuelos.
En la casa del tío Luis Carlos Zambrano (Güino), se reunía el clan Paredes Olano. Un momento que yo esperaba durante todo el año porque se mezclaban las tradiciones católicas del rezo con los relatos anecdóticos de los próceres de la patria como mi general Mosquera o el poeta Valencia.
Empezaban las celebraciones de la Novena armando el pesebre. Tarea de la que se encargaban los niños pero solamente de los animales y el paisaje. Los personajes protagónicos, José, María y los Reyes Magos, le tocaban a una de las tías o incluso a mi abuela Lola. La razón: delicadas estatuillas de trapo.
Una tradición payanesa, con una multitud de personajes comprados a su misma creadora Doña Emérita Malo y centro de toda la admiración de los asistentes a la Novena.
Hoy entiendo la angustia de los mayores con la torpeza de las manos de los jóvenes, ya que cada una de ellas es una pieza única, una verdadera obra artesanal. Delicados rostros e impecables vestimentas de seda, gaza y tul calzando diminutas alpargatas. Las más imponentes para mi eran los militares a caballo, una banda de músicos y un diablo rojo. En efecto, una interpretación particular del nacimiento de Jesús, pero la política no podía ser ajena a la noble tradición de la ciudad blanca.
Después de leídas las “Consideraciones” las cuales insisto, superaban mi vocabulario y entendimiento por ser una niña de siete u ocho años, llegaba el momento de cenar.
Sin duda, las viandas preparadas para el 24 eran las más exquisitas. Empezábamos con empanadas de pipián y ají de maní. Después pavo, encurtido, ensalada de papa con apio y zanahoria. Y culminaba el festejo con la aparición de una suculenta bandeja de NocheBuena. Un postre fuera de todo concurso culinario: doradas rosquillas y buñuelos, hojaldre crocante, almíbar al punto, manjarblanco, limón y papayuelas en conserva. Una bomba de dulce que producía más que hiperactividad en los menores de edad.
Pero esas no eran las angustias de la época. Lo que queríamos todos era compartir. Eso incluía cantar destemplados los villancicos con adultos que tenían en una mano un cigarrillo sin filtro y en la otra un volador. En efecto, tal vez tenían menos consciencia del peligro que implicaba tal malabarismo pero dedicaban mucho más tiempo para disfrutar esas fechas con sus hijos y nietos.
La Novena de mi nostalgia tiene olor a musgo, ovejas de algodón, el ritmo de maraca de “A la Nanita Nana”, chirimías, pólvora, zapatos recién lustrados, regalos, los llantos a la Popayán que fue, sabor a brevas y a familia. Y si al escribir estos recuerdos lejos de Colombia vuelvo a sonreír sacando la Novena de un cajón, me pregunto cuáles serán las tradiciones que le heredaremos a mi sobrina Laura de tres años. La generación que nació en Popayán ya no está con nosotros y la distancia geográfica de los familiares entristece a los mayores.
María Camila Morales Paredes (Bogotá, 1972)
Editora del blog de noticias: www.latinoamericahoyblog.com. Vive actualmente en Washington D.C. Estudió Ciencia Política en París. Fue durante trece años la corresponsal de El Tiempo en Francia y trabajó seis años para Radio Francia Internacional (RFI).
La Novena de Aguinaldos permite, no solamente que la tradición religiosa perdure en Colombia. Como añora María Camila Morales, la fe decembrina se acompaña con un homenaje a la sabiduría culinaria de los antepasados, a las costumbres de los abuelos e incluso es un momento para que un gran número de compatriotas vuelvan al hogar.

Fuente: http://www.eltiempo.com/colombia/notasfantasmas/especial-de-navidad-la-navidad-a-la-colombiana-de-maria-camila-morales-en-popayan-_12470690-4

No hay comentarios.: